Acerca de


¿DE QUE HABLAMOS AHORA?

Imagino al hombre primitivo preparando un fuego al caer la tarde buscando protección y calor mientras el sol da sus últimos fulgores sobre el horizonte.

Así todos iluminados por las llamas, comparten el alimento y los relatos de su vida cotidiana alrededor de la fogata.

Es justamente en este entorno, que el hombre ya de niño escuchaba las historias relatadas por los adultos que lograban transmitirle un lenguaje común, conocimientos, experiencias, cuidados y miedos que surgen de los peligros que lo asechan en su vida y todo esto contado a la luz de las brasas.

Pero nosotros, representantes del hombre moderno, veloz, tecnológico, comunicado e informado, en realidad no nos separa tanta distancia ni tampoco diferimos mucho de aquellos primeros seres humanos.

Entonces espontáneamente y sin darnos cuenta nos reunimos entorno a una mesa, comenzamos a dialogar mientras comemos, bebemos o tomamos un café, en un ritual que nos resulta común y tan conocido porque es el mismo que nos unía entorno al fuego.

Es por eso que cinco amigos no necesitan de ningún otro motivo para que compartan un almuerzo o cena reunidos entorno a una mesa.

Ese tiempo por todos compartido, esta lleno de palabras, ideas, historias, chistes, cuentos, conocimientos, diálogos increíbles que van desde la consabida política, la relación con el sexo opuesto, y pasando hasta intercambiar noticias sobre la física cuántica, guiados por alguno de ellos que esta más informado y es aficionado al tema.

Todos quisiéramos prolongar esa sobremesa, y es esa necesidad la que me inspira y me alienta a crear este sitio web, tratando de continuar en la web con ese diálogo tan interesante y motivador, tan entretenido y para nada monótono.

Quiero con estas palabras hacerlos participar de este ritual antiguo e inagotable y para ello los invito con la frase que nos une a todos los conversadores: ¿DE QUE HABLAMOS AHORA?.

Este sitio no se apoya en creencias, o preconceptos, ni tampoco en el escepticismo.

La difusión de las noticias que se acompañan, reviste solamente un propósito informativo a efectos de su conocimiento acerca de la evolución y tratamiento nacional y/o internacional de los temas que se abordan.
Debido a que las fuentes de información citadas resultan abiertas y publicadas por distintos medios de comunicación, queda librado al criterio interpretativo de cada uno de los lectores, el grado de la impronta que pudiere suscitarles en mérito a la sensibilidad que le despierte
La difusión, no avala más que este acto en sí mismo, así como tampoco valida la información recogida ni alienta, valores políticos, sociales, culturales o económicos, que pretendan impulsar las notas en orden a la identificación que pudieren detentar los informadores ni sus fuentes.

El objetivo es mostrar los esfuerzos, progresos y logros positivos tanto de la Argentina como del resto del mundo para el bien de las personas de buena voluntad y a su vez resaltar todo lo malo que la prensa y medios monopólicos o corporativos nos quieren ocultar para hacernos creer que solo las “grandes potencias” son merecedoras del progreso.

El conocimiento es la fuente de donde se alimenta la razón y cuanta más información tengamos más argumentos para la razón encontraremos.
Es así que, nadie puede ser el dueño de la razón para apropiarse de ella y pretender prestarnosla de vez en cuando.
No creo que nadie pueda querer transformarse en el “refugio de la cultura” o el “refugio de la ciencia” o el “refugio de la razón”.

Eso no es otra cosa que la SOBERBIA que es una de las hijas del escepticismo.

La otra hija maltrecha es la ENVIDIA.
Y hay muchos envidiosos entre los escépticos.
El escepticismo hoy en día, lejos de dudar, se ha convertido en forma de negar todo aquello que según el observador parezca ilógico e inconcebible…
La historia ha demostrado que cuando un escéptico ha negado un fenómeno, frena la posibilidad de encontrar la verdad, por los obstáculos que pone a otros para demostrar que un fenómeno es verdadero.

Escépticos eran los que argumentaron en contra de:
1) Contra los hermanos Wright que lograron volar.
2) Contra Pasteur y su vacuna
3) Los que se reían de Fleming y su penicilina
4) Los que le discutian a Einstein y aún lo hacen.

Y la lista es interminable y esto realmente sucedió y eran los científicos escépticos de la época.

“Si usted tiene la suerte de leer este texto, es únicamente porque es un conjunto de átomos, organizados en una estructura que genera más entropía, que ha tomado conciencia de sí mismo, es parte de una gran coincidencia en este universo único y al cual solo podemos ver porque si él no fuera precisamente así, no estaríamos aquí para ver nada.”

 Jorge López Calderón 


Declaración Universal de Derechos Humanos

Art Nº19: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.


FORMULARIO DE CONTACTO

Para registrarse o seguir este blog vaya al ícono al pie de la página que dice SEGUIR:

PERFUME DE BUENOS AIRES

Un pensamiento en “Acerca de

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s